Un regalo mezcalero

bazar-8.jpeg

Bueno, pues, un amigo nos regala un bonito escrito:

Mezcal: pasión, historia y dedicación Considerada como una de las bebidas con mayor tradición en nuestro país, el mezcal se ha convertido en un elemento característico por antonomasia de la gastronomía mexicana. Su elaboración ha permanecido en la memoria de los maestros artesanos que, con cierto recelo, guardan las añejas recetas que le dan un toque característico y único a cada gota que destila de alambiques rústicos. Desde tiempos inmemoriales, el legado del mezcal continúa hasta nuestros días y se extiende, desde el valle de Oaxaca, hasta los páramos paisajes de Tamaulipas; tierra, humedad, calor, altitud… todo un orden y equilibrio que brinda un sabor peculiar y que pocos paladares pueden distinguir. Al alcance de todos; desde el humilde jornalero que labra la tierra para desentrañar sus frutos, hasta célebres escritores que lo disfrutaban, como José Revueltas. El mezcal ha sido mudo testigo de cómo se ha fraguado la historia de México; sobreviviente de la globalización, del mercadeo y de una dura competencia con otras bebidas, su historia perdurará hasta el final de los tiempos, porque su génesis está conectado al tiempo, a la tierra y al tiempo que convergen en su etéreo cuerpo, en su mexicanidad. Y es que cuando bebemos mezcal, ya sea en un viejo bar en el Istmo de Tehuantepec, o en restaurante en el centro de Durango, acompañado por los manjares más exóticos que solo esta patria puede dar, no solo bebes mezcal, consumes sino esfuerzo, sudor, sangre, paciencia, años de madurez y cuidado que requiere el agave, todo ello conjugado con procesos minuciosos que le imprimen un sello inigualable, inalcanzable y envidiado por millones en el mundo. Las bebidas no solo nos hacen sentir bien, o mal, según sea el caso, conjugan tradición e historia. El mezcal no solo es el producto en sí, sino todo un proceso social y sistémico que está conectado a la tierra, al tiempo y al universo mismo.

Déjame saber tu opinión

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *